Dispositivos de anclaje: cambios introducidos por la EN 795:2012

chilemontana-industrial 19 mayo

Resumen de los cambios introducidos por EN 795:2012

➔Los dispositivos antes considerados de tipo A1 que no pueden ser desmontados de la estructura (p.ej un químico), quedan fuera de esta norma y pasan a ser considerados anclajes estructurales

➔En un expansivo con chapa, solo la chapa cumple la EN 795:2012. El expansivo pasa a ser anclaje estructural

➔ Los dispositivos diseñados para ser usados por varios usuarios deben cumplir con una Especificación Técnica, CEN/TS 16415

➔ La norma puntualiza que para evitar posibles errores de uso, los dispositivos de anclaje diseñados para sistemas de retención deben ser testados para condiciones de detención de caídas (anticaídas)

➔ Los anclajes fijados de manera permanente a la estructura son considerados partes de esta y por tanto quedan fuera del alcance de la norma (no pueden ser marcados CE). No obstante, pueden ser testados según EN 795

➔ Los requisitos de resistencia estática pasan de 10 kN a 12 kN para dispositivos metálicos y de 10 a 18 kN para dispositivos textiles

➔ Los terminales de cable cerrados con perrillos no son aceptados por la nueva norma

➔ La nueva norma no tiene carácter retroactivo. Los sistemas certificados según EN 795:1996 siguen siendo válidos

Si hay una norma técnica que genera debate y sobre la que existe una tremenda confusión, ésa es la EN 795 sobre dispositivos de anclaje para sistemas de protección contra caídas. De hecho, este post podría perfectamente titularse “Qué #””##” pasa con la EN 795” o “¿Alguien entiende algo a la nueva norma sobre dispositivos de anclaje?”. Este es un (humilde) intento de aclarar las cosas.

Antecedentes

En 1996 se publicaba la norma EN 795 –Equipos de protección contra caídas – Dispositivos de anclaje- con el propósito de dar apoyo a las exigencias esenciales de seguridad de la directiva europea 89/686/CEE, que es la directiva sobre equipos de protección individual. El proyecto era ambicioso debido a la gran diversidad de dispositivos que pretendía regular y supuso todo un reto ya desde el principio. Esto desembocó en la necesidad de clasificar los dispositivos en seis clases:

Clase A1: dispositivos de anclaje diseñados para ser fijados sobre superficies verticales, horizontales o inclinadas

Clase A2: anclajes estructurales para ser fijados sobre tejados inclinados

Clase B: dispositivos de anclaje provisionales y trans­portables

Clase C: líneas de anclaje flexibles horizontales

Clase D: rieles de anclajes rígidos horizontales

Clase E: anclajes de peso muerto

Nada más ser publicada la norma generó gran controversia pues algunas voces críticas consideraban que varios de los dispositivos recogidos en ella –los de clase A, C y D– no encajaban del todo bien en la definición de EPP ofrecida por la directiva 89/686/CEE: dispositivos que vaya a llevar o de los que vaya a disponer una persona con el objetivo de que la protejan contra uno o varios riesgos que puedan amenazar su salud y su seguridad.

Tras un periodo de asentamiento, se zanjó el asunto excluyendo los dispositivos de clase A, C y D de la definición de EPP. A día de hoy, estos dispositivos, aún pudiendo ser testados bajo las condiciones de ensayo definidas en la norma EN 795:1996, no cumplen con las exigencias esenciales de la directiva (recordemos la definición de EPI) y por tanto no pueden llevar marcado CE.

Como solución a esta nueva situación se valoró la posibilidad de certificar los dispositivos de clase A, C y D a través de la directiva 89/106/CEE sobre productos de construcción y los de clases B y E a través de la directiva 89/686/CEE sobre EPI, aunque esto nunca llegó a concretarse. Actualmente, sólo los anclajes fijados permanentemente a la estructura se encuentran bajo Directiva 89/106/CEE.

Esta situación, como podemos imaginar, supone una tremenda complicación para fabricantes y empresas instaladoras que se las ven y se las desean para demostrar a sus clientes que los productos que ofrecen –sobre todo líneas de vida horizontales– son seguros pese a no llevar marcado CE.

Publicación de la EN 795:2012

En julio de 2012 se publicaba por fin la nueva y esperada versión de la norma EN 795. Esta nueva versión, que nacía con vocación de ser una norma armonizada en su totalidad y acabar con la confusión reinante, contiene aspectos que amplían y modifican bastantes de los contenidos de la EN 795:1996

Para empezar, con la voluntad de dejar claro que los diferentes tipos de sistemas de anclaje no se diferencian entre sí en términos de seguridad sino de construcción, ya no se habla de clases de dispositivos de anclaje sino de tipos, un cambio importante sin duda, aunque las novedades realmente significativas son otras y las encontramos en su objeto y campo de aplicación: con el firme propósito de evitar errores pasados y dejar claro desde un principio que sólo se aplicará a dispositivos de anclaje que encajen con la definición de EPI, la norma aclara que “aborda dispositivos de anclaje para un único usuario (EPI), previstos como desmontables de la estructura (EPI) en donde estén instalados.

Sí, has leído bien: dispositivos para un único usuario y que además puedan ser desmontados de la estructura. ¿Y qué ocurre entonces con los anclajes previstos para ser utilizados por dos o más usuarios simultáneamente, como por ejemplo las líneas de vida horizontales? ¿O con los anclajes que no pueden ser desmontados de la estructura, como los tensores químicos tipo Petzl Batinox? Vayamos por partes. 

Dispositivos para un único usuario vs dispositivos multiusuario
Una de las novedades más transcendentes de la EN 795:2012 es que a diferencia de los dispositivos diseñados para un único usuario, los dispositivos multiusuario –líneas de vida horizontales– deben cumplir además con una Especificación Técnica (documento de menor rango que una norma EN), concretamente la CEN/TS 16415:2013.

Los métodos de ensayo recogidos en este documento son muy similares a los que encontramos en la norma EN 795, aunque también más estrictos para garantizar que estos dispositivos son capaces de soportar la caída de varios usuarios. Por ejemplo, la prueba de resistencia dinámica se realiza con una masa de 200 kg para simular la caída de dos usuarios simultáneamente. Por cada usuario adicional, se vuelve a hacer un test de resistencia dinámica con una masa adicional de 100 kg.

Esta especificación técnica es complementaria a la norma EN 795:2012, lo que significa por ejemplo que una línea de vida horizontal de cable debe cumplir tanto con la norma EN como con la TS (Technical Specification, en su siglas en inglés).

Dispositivos desmontables vs fijos
Un dispositivo de anclaje es definido por la EN 795 como un elemento o serie de elementos o componentes que incorporan uno o varios puntos de anclaje. En la norma EN 795:1996, esta definición incluía los dispositivos de anclaje que se instalan de manera permanente en la estructura y que no pueden ser retirados o desmontados, ni siquiera para su inspección. Un ejemplo de esto sería un anclaje soldado en una viga.

Sin embargo, la norma EN 795:2012 sólo cubre los dispositivos de anclaje que se pueden retirar de la estructura, aunque sólo sea para su revisión, pudiéndose volver a colocar en el mismo sitio. Esto no significa que los dispositivos de anclaje no se puedan soldar o fijar permanentemente por otros medios, sino que estos no pueden ser certificados bajo esta nueva norma.

Para entender mejor lo que la nueva norma considera como dispositivo de anclaje desmontable conviene repasar un par de definiciones:

Dispositivo de anclaje: elemento o serie de elementos o componentes que incorporan uno o varios puntos de anclaje.

Punto de anclaje: elemento al que puede ser conectado un equipo de protección individual tras la instalación del dispositivo de anclaje.

Anclaje estructural: es el anclaje que queda fijo en la estructura: su función es o bien servir de soporte a un dispositivo de anclaje (por ejemplo una varilla roscada fijada mediante pasta química a la que se le coloca una chapa) o bien funcionar como dispositivo de anclaje por sí mismo porque ya tiene un punto de anclaje (tensores tipo Petzl Batinox). Este último no cumpliría la norma EN 795:2012, pero sí la EN 795:1996.

En este caso, si el anclaje no es considerado EPI, se puede utilizar un componente que en sus instrucciones indique que es un dispositivo de anclaje. El fabricante ha podido aplicar la norma o no. Otra opción es utilizar un elemento diseñado y calculado como dispositivo de anclaje por una persona cualificada –normalmente un ingeniero–, y fabricado especialmente para un uso concreto.

Elemento de fijación: es el elemento cuya función es servir de soporte a un dispositivo de anclaje pero, al contrario que el anclaje estructural, sí puede ser desmontado de la estructura. Por ejemplo, sería un elemento de fijación un tornillo que atraviesa el ala de una IPN y sobre el que podemos colocar una chapa de anclaje.

En resumidas cuentas, la nueva norma hace una interpretación un tanto forzada de lo que es EPI y lo que no y cataloga como tal a la gran mayoría de los dispositivos de anclaje recogidos en los cinco tipos: si puedes desmontarlo de la estructura y llevártelo a casa, sea éste una chapa o una línea de vida de cable (!) éste, de acuerdo a la nueva norma, entra dentro de la definición de EPI y por tanto ya puede recibir el marcado CE. ¿Confundido? No eres el único.

Conclusiones

A pesar de la situación de confusión actual, la nueva norma supone un avance importante respecto a la EN 795:1996. Si bien esta última es la que sigue siendo armonizada a los efectos de la Directiva EPI a día de hoy, muchos fabricantes certifican sus productos bajo el nuevo estándar –más restrictivo en muchos aspectos– por lo que la tendencia actual, a la espera de que se resuelva esta situación de indefinición, es instalar y utilizar dispositivos de anclaje certificados bajo norma actualizada.

Resumen de los cambios introducidos por EN 795:2012

➔Los dispositivos antes considerados de tipo A1 que no pueden ser desmontados de la estructura (p.ej un químico), quedan fuera de esta norma y pasan a ser considerados anclajes estructurales

➔En un expansivo con chapa, sólo la chapa cumple la EN 795:2012. El expansivo pasa a ser anclaje estructural

➔ Los dispositivos diseñados para ser usados por varios usuarios deben cumplir con una Especificación Técnica, CEN/TS 16415

➔ La norma puntualiza que para evitar posibles errores de uso, los dispositivos de anclaje diseñados para sistemas de retención deben ser testados para condiciones de detención de caídas (anticaídas)

➔ Los anclajes fijados de manera permanente a la estructura son considerados partes de ésta y por tanto quedan fuera del alcance de la norma (no pueden ser marcados CE). No obstante, pueden ser testados según EN 795

➔ Los requisitos de resistencia estática pasan de 10 kN a 12 kN para dispositivos metálicos y de 10 a 18 kN para dispositivos textiles

➔ Los terminales de cable cerrados con perrillos no son aceptados por la nueva norma

➔ La nueva norma no tiene carácter retroactivo. Los sistemas certificados según EN 795:1996 siguen siendo válidos

fuente: www.granvertical.com
Compartir:

Deja una respuesta

Iniciar chat
Respondemos todas tus dudas AQUÍ
CHAT WHATSAPP TIENDA
Hola!👋 te doy la bienvenida al canal de atención por WhatsApp de chilemontaña.cl

Si tienes consultas haz clic en INICIAR CHAT CON LA TIENDA y uno de nuestros especialistas te atenderá lo antes posible!

-----
¡Si estás desde un celular se abrirá directo en tu aplicación!

Si estás desde tu computador, se abrirá WhatsApp Web o la APP de escritorio